Himno Nacional de Panamá

Panamá es un istmo (una estrecha franja de tierra rodeada de agua por dos lados), y su himno se titula, apropiadamente, “Himno Istemño”. El himno fue interpretado por primera vez por ciudadanos en las calles el día de la independencia en 1903, y fue adoptado por completo como himno en 1925.

Letra del himno Nacional de Panamá

El Himno Nacional de Panamá fue escrito por Jerónimo de la Ossa y compuesto por Santos A. Jorge.

El lema de Panamá: En beneficio del mundo.

Alcanzamos por fin la victoria
En el campo feliz de la unión;
Con ardientes fulgores de gloria
¡Se ilumina la nueva nación!
Con ardientes fulgores de gloria
¡Se ilumina la nueva nación!

Es preciso cubrir con un velo
Del pasado el calvario y la cruz;
Y que adorne el azul de tu cielo
De concordia la espléndida luz.

El progreso acaricia tus lares.
Al compás de sublime canción,
Ves rugir a tus pies ambos mares
Que dan rumbo a tu noble misión.

Alcanzamos por fin la victoria
En el campo feliz de la unión;
Con ardientes fulgores de gloria
¡Se ilumina la nueva nación!
Con ardientes fulgores de gloria
¡Se ilumina la nueva nación!

En tu suelo cubierto de flores
A los besos del tibio terral,
Terminaron guerreros fragores;
Sólo reina el amor fraternal.

Adelante la pica y la pala,
Al trabajo sin más dilatación,
Y seremos así prez y gala
De este mundo feraz de Colón.

Alcanzamos por fin la victoria
En el campo feliz de la unión;
Con ardientes fulgores de gloria
¡Se ilumina la nueva nación!
Con ardientes fulgores de gloria
¡Se ilumina la nueva nación!

Por fin alcanzamos la victoria
En el campo gozoso de la unión;
Con ardientes fuegos de gloria
Una nueva nación brilla intensamente.
Con ardientes fuegos de gloria
Una nueva nación brilla intensamente.

Es necesario cubrir con un velo
Los tiempos pasados ​​del Calvario y de la cruz;
Que ahora los cielos azules se adornen con
La espléndida luz de la concordia.

El progreso acaricia tu camino.
Al ritmo de un canto sublime
Ves rugir a tus pies ambos mares Dándote
un camino a tu noble misión.

Por fin alcanzamos la victoria
En el campo gozoso de la unión;
Con ardientes fuegos de gloria
Una nueva nación brilla intensamente.
Con fuegos ardientes de gloria
Una nueva nación brilla intensamente.

En tu suelo cubierto de flores
A los besos de la cálida brisa terrestre,
Han cesado los bramidos guerreros;
Sólo reina el amor fraterno.

Adelante la pala y el pico,
En el trabajo sin más dilatación,
y seremos como tales en el trabajo y gala
de este fecundo mundo de Colón.

Por fin alcanzamos la victoria
En el campo gozoso de la unión;
Con ardientes fuegos de gloria
Una nueva nación brilla intensamente.
Con ardientes fuegos de gloria
Una nueva nación brilla intensamente.

Como vemos, las pequeñas modificaciones hicieron ganar poéticamente a la composición. La
hacen más ligera aunque más completa.

Rara y exigua medalla conmemorativa, realizada como pendiente de condecoración con cinta
ancha, que se otorgó en 1953 con motivo del Cincuentenario de la Fundación de la República.

Detalle: en el anverso tiene los relieves de la Junta de Gobierno Provisional, y en el reverso,
reproduce el medallón de Roberto Lewis que representa el Himno.

Publicaciones Similares